Costillar de lechazo al romero


De visita en casa de unos amigos en Estados Unidos, me puse a ojear un libro de cocina de Ina Garten, una popular cocinera americana que tiene varias publicaciones y su propio programa de tv. Vamos, Arguiñano en versión femenina y americana.

Era uno de esos libros que te enamoran nada más abrirlos por sus sencillas explicaciones, pero sobre todo por sus fantásticas fotografías.

Y tan ensimismada me vio nuestra anfitriona con él, que insistió en regalármelo.

Por supuesto viene en inglés, así que con mis conocimientos básicos y la ayuda de mis chicas vamos traduciéndolo poco a poco.

Este costillar de lechazo al romero es el primer plato que hago de este libro, pero no será el último porque desde la primera hasta la última receta, están diciendo “cómeme”.

Esta es la traducción, como veras es una receta muy sencilla, pero sabrosiiiiiiisima.

Lechazo al romero

Ingredientes (para 4 raciones)

2 costillares de lechazo

5 g de orégano seco (1 cucharada)

20 g de aceite de oliva (2 cucharadas)

10 g de romero fresco (1 ½ cucharadas)

20 g de ajo (4 dientes)

Sal y pimienta al gusto

Preparación del costillar de lechazo al romero

1.Pon en un cuenco el orégano, el romero, el ajo, la sal y la pimienta y pícalo menudo (lo puedes hacer con batidora o picadora), añade el aceite y mezcla hasta que quede como una pasta.

2.Unta los costillares de lechazo con esta mezcla, envuélvelos con film transparente y mételos en la nevera un mínimo de 6 horas.

3.Precalienta el horno a 220º, calor arriba y abajo.

4.Pon los costillares en una fuente apta para el horno e introdúcela en él en la parte media.

5.Cocina 30 minutos. Comprueba que está hecho y sirve inmediatamente.

*Si lo haces con amc, ponlo en la oval y cocínalo 30 minutos en automático (A) en zanahoria.

Observaciones

-Lo puedes dejar con el adobo en la nevera de un día para otro.

-La receta original manda cocinarlo 25 m luego sacarlo del horno y taparlo con papel de aluminio durante 15 minutos. El inconveniente que yo le veo a eso es que se enfría demasiado, por eso después de varias pruebas prefiero cocinarlo un poco más en el horno y servir directamente.

-Si te gusta el lechazo, no dejes de probar esta receta, es un toque diferente pero muy sabroso.

-Lo puedes acompañar de unas patatas asadas (mira la receta pinchando aquí) que puedes poner en la misma bandeja y hacerlas a la vez.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *