Roscón de reyes


Una de las tradiciones que en mi casa se cumple a rajatabla, es la de comer el roscón de reyes, bueno…los roscones.

La víspera de reyes, empiezo por la mañana preparando la masa y dejándola reposar, luego la divido en dos, formo los roscones, uno lo dejo en un sitio fresco y el otro en la nevera y me voy a ver la cabalgata donde participa mi familia con sus gaitas y tambores.

A la vuelta, mientras preparamos la cena se hornea el roscón que dejé en el sitio fresco y nos lo comemos después de cenar.

El otro lo horneo al día siguiente mientras abrimos los regalos y lo desayunamos con un chocolate caliente.

Os aseguro que no hay mayor placer que compartir esos roscones con los tuyos.

Cuando leas la receta te puede parecer latoso, pero para nada, lo único que tienes que hacer es dejarlos levar el tiempo necesario, pero no tienes que estar mirando como lo hace. Aprovecha el tiempo para esas últimas compras que siempre quedan, para empaquetar los regalos o para tomarte una copa con amigos.

Anímate a intentarlo, ¿qué te queda un poco seco? Mójalo con chocolate. ¿Qué se te doró un poco más de la cuenta? Ni lo notarás. ¿Qué la forma te quedó un poco así así? A quien le va a importar. ¿Qué te salió divino de la muerte? Pues disfrútalo.

Te quede como te quede cuéntame tu experiencia.

Ingredientes para dos roscones medianos o uno grande

 Masa madre

90 g de leche tibia

8 g de levadura seca de panadería o 20 g de levadura fresca de panadería

140 g de harina de fuerza

 

Masa roscón

500 g de harina de fuerza

150 g de aceite de oliva de sabor suave

70 g de leche

 40 g del licor que más te guste (ron, anís, cointreau…)

20 g de agua de azahar

140 g de azúcar glas

2 huevos enteros

5 g de ralladura de naranja

5 g de ralladura de limón

2 g de sal

Huevo batido para pincelar el roscón

Preparación del roscón de reyes

Modo tradicional

1. Prepara la masa de arranque, para ello pon en un cuenco la leche tibia y la levadura, bate para que se deshaga, añade la harina y mezcla hasta formar una masa uniforme. Haz una bola con ella e introdúcela en un bol con agua templada. Estará lista cuando flote (unos 10 minutos).

2. Mientras se hace la masa de arranque, aprovecha para preparar el resto de ingredientes.

3. Pon en un bol grande 250 g de la harina, (no se te olvide tamizarla), los líquidos (aceite, licor, leche y agua de azahar), los huevos, el azúcar glas, la ralladura de la naranja y del limón, los huevos, la sal y por último la masa de arranque cuando haya subido.

4. Mezcla estos ingredientes removiendo bien para deshacer grumos si los hubiera. Cuando tengas una mezcla uniforme (es bastante líquida), vete añadiendo el resto de la harina (tamizada) poco a poco y amasando hasta obtener una masa lisa y que no se pegue a las manos. Cuando veas que en el bol es difícil de manejar, vuelca el contenido en la encimera y continua ahí. Al principio es muy pegajosa pero veras que a base de amasar (sin miedo) se va volviendo una masa elástica y lisa. Si ves que te cuesta mucho deja la masa reposar 5 minutos y vuelve a amasar.

* Si tienes una amasadora, te facilitará mucho el trabajo, sigue los mismos pasos utilizando el accesorio gancho de amasar y poniendo una velocidad media.

5. Haz una bola con la masa y déjala en el cuenco tapada con film transparente hasta que doble su volumen. Puede tardar unas 5 o 6 horas. Intenta dejar el cuenco en la habitación más cálida de la casa.

6. Una vez que haya doblado el volumen, aplasta la masa un poco para desgasarla. Divídela en 2 si quieres hacer 2 roscones de tamaño medio o déjala entera si quieres uno grande.

7. Dale forma de bola a la masa y deja reposar 10 minutos. Con el dedo haz un agujero en el centro y vete abriéndolo hasta conseguir que entre la mano entera. Si ves que estás estirando la masa y esta se encoge, déjala reposar unos minutos más antes de continuar. Si vas a poner la figurita y la “faba” este es el momento, envuélvelas en film transparente, mételas por la parte de abajo del roscón y cierra la ranura apretando bien con los dedos.

8. Ponlo en la bandeja del horno, forrada con papel de horno, para que no se cierre el agujero central coloca un aro de emplatar, o cualquier artilugio con forma cilíndrica, no te olvides de engrasarlo bien para luego poder quitarlo con facilidad.

9. Deja que vuelva a doblar el volumen en un sitio cálido, tarda algo menos que el primer levado, unas 2 o 3 horas. Si quieres acelerar el proceso puedes encender el horno a la menor temperatura posible, cuando la haya alcanzado, apágalo, espera 5 minutos y mete los roscones, tapados con film transparente engrasado con aceite, hasta que doblen el volumen. (Si optas por esta opción, asegúrate que lo que pongas para que el agujero central no se cierre, sea resistente al calor)

10. Cuando haya doblado el volumen, retira con cuidado el aro del centro, pincela con huevo batido, suavemente para que no se baje, y adorna a tu gusto, con fruta confitada, láminas de almendra, azúcar humedecida con agua…

11. Mete en la parte media del horno, precalentado a 190º, calor arriba y abajo, durante unos 15 o 20 minutos, depende un poco de tu horno. Si ves que se dora mucho, tápalo con papel de aluminio.

12. Cuando esté listo saca y deja enfriar sobre una rejilla. Yo nunca lo relleno, pero si te apetece puedes hacerlo una vez que haya enfriado.

 Prepara un rico chocolate, reúne a tu familia y … disfrútalo.

Thermomix

1. Pon el azúcar en el vaso (bien seco) de la thermomix y tritura 30 segundos a velocidad máxima, añade la piel de la naranja y del limón y tritura otros 30 segundos a la misma velocidad.

2. Saca del vaso y reserva.

3. Sin lavar el vaso echa los ingredientes de la masa de arranque y programa 15 segundos a velocidad 4. Saca del vaso, haz una bola e introdúcela en un bol con agua templada. Estará lista cuando flote (unos 10 minutos).

4. Mientras se hace la masa de arranque, aprovecha para preparar el resto de ingredientes.

5. Echa en el vaso 250 g de la harina, los líquidos (aceite, licor, leche y agua de azahar), los huevos, el azúcar glas, la ralladura de la naranja y del limón, los huevos, la sal y por último la masa de arranque cuando haya subido. Programa 30 segundos a velocidad 6, añade el resto de la harina y programa 5 minutos en velocidad espiga.

6. Haz una bola con la masa y déjala en un9 cuenco tapada con film transparente hasta que doble su volumen. Puede tardar unas 5 o 6 horas. Intenta dejar el cuenco en la habitación más cálida de la casa.

7. Una vez que haya doblado el volumen, aplasta la masa un poco para desgasarla. Divídela en 2 si quieres hacer 2 roscones de tamaño medio o déjala entera si quieres uno grande.

8. Dale forma de bola a la masa y deja reposar 10 minutos. Con el dedo haz un agujero en el centro y vete abriéndolo hasta conseguir que entre la mano entera. Si ves que estás estirando la masa y esta se encoge, déjala reposar unos minutos más antes de continuar. Si vas a poner la figurita y la “faba” este es el momento, envuélvelas en film transparente, mételas por la parte de abajo del roscón y cierra la ranura apretando bien con los dedos.

9. Ponlo en la bandeja del horno, forrada con papel de horno, para que no se cierre el agujero central coloca un aro de emplatar, o cualquier artilugio con forma cilíndrica, no te olvides de engrasarlo bien para luego poder quitarlo con facilidad.

10. Deja que vuelva a doblar el volumen en un sitio cálido, tarda algo menos que el primer levado, unas 2 o 3 horas. Si quieres acelerar el proceso puedes encender el horno a la menor temperatura posible, cuando la haya alcanzado, apágalo, espera 5 minutos y mete los roscones, tapados con film transparente engrasado con aceite, hasta que doblen el volumen. (Si optas por esta opción, asegúrate que lo que pongas para que el agujero central no se cierre, sea resistente al calor)

11. Cuando haya doblado el volumen, retira con cuidado el aro del centro, pincela con huevo batido, suavemente para que no se baje, y adorna a tu gusto, con fruta confitada, láminas de almendra, azúcar humedecida con agua…

12. Mete en la parte media del horno, precalentado a 190º, calor arriba y abajo, durante unos 15 o 20 minutos, depende un poco de tu horno. Si ves que se dora mucho, tápalo con papel de aluminio.

13. Cuando esté listo saca y deja enfriar sobre una rejilla. Yo nunca lo relleno, pero si te apetece puedes hacerlo una vez que haya enfriado.

 Prepara un rico chocolate, reúne a tu familia y … disfrútalo.

Observaciones

-Es muy importante respetar los tiempos de reposo de la masa, unas 5 o 6 horas el primero y 2 o 3 horas el segundo.

-Cuando ralles los cítricos, procura que no lleven nada de parte blanca pues amarga.

-No te confundas de harina, que, aunque el roscón sea dulce, lleva harina de fuerza.

-Y tampoco te líes con la levadura, siempre que utilices harina de fuerza, la levadura tiene que ser de panadería.

-Puedes congelar la masa después del primer levado, envuélvela en film transparente untado en aceite y métela en una bolsa de congelar o en un tupper. Cuando la vayas a usar, déjala descongelar en la nevera, una vez descongelada dale la forma de roscón y deja que doble el volumen, tarda más que si no se hubiese congelado pues la acción de la levadura es más lenta. Adorna y hornea de la misma forma.

¿Te animas?

No dudes en preguntar cualquier duda que te surja.

 

 

Esta receta es una adaptación del libro Susurros del foro de thermomix.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *