Pan de semillas


¿Quieres poner estas navidades un original centro de mesa? Mira este pan de semillas en forma de flor, queda ideal y además está requetebueno.

Puedes hacerlo en forma de panes grandes o dividir la masa en panecillos pequeños, tantos como comensales sean en la mesa.

Lo descubrí hace unos años en el libro Pan de webosfritos, desde entonces lo hice un montón de veces y siempre deja muy buena impresión en mis invitad@s.

¿Te animas?

Pan de semillas |Piruletas de jamón- Blog de cocina

Ingredientes (para unas 10 raciones)

 

400 g de harina de trigo panadera o de media fuerza

200 g de harina de espelta o escanda

200 g de harina de centeno

520 g de agua tibia (no más de 37º)

5,2 g de levadura seca de panadería o 16 g de fresca

16 g de sal

Mezcla de semillas (yo las compro aquí)

Preparación del pan de semillas

 

1.Pon en un cuenco grande, el agua y la levadura y mezcla con una varilla para que esta se deshaga.

2.Añade la harina y la sal y mezcla hasta que toda la harina esté húmeda.

3.Vierte el contenido del cuenco en la encimera y acaba de amasar con las manos.

4.Estira la masa con la parte de atrás de la palma de la mano, recógela con los dedos y atráela hacia ti. Repite la operación unas cuantas veces, si te cansas haz una bola con la masa y déjala tapada un rato, cuando te veas con fuerza amasa otro poco hasta que tengas una masa lisa y uniforme que no se te pegue ni a las manos ni a la mesa. No te preocupes si nunca has amasado pues con el reposo también se amasa.

*Si lo haces con amasadora amasa unos 3 minutos en velocidad media, deja reposar 10 minutos y amasa otros 3 minutos.

*Si lo haces con thermomix, echa el agua y la levadura en el vaso, programa 1 minuto, 37º, velocidad 2. Añade las harinas y la sal, mezcla 30 segundos en velocidad 4 y programa 3 minutos en velocidad espiga, deja reposar 10 minutos y programa otros 3 en la misma velocidad

5.Haz una bola con la masa, y colócala en un cuenco, que habrás aceitado, con la parte más fea hacia abajo, cubre el cuenco con un film transparente y deja reposar hasta que doble el volumen. (Dependiendo de la temperatura puede tardar 1, 2 o incluso más horas)

6.Para saber cuándo la masa está lista, mete un dedo en harina, e introdúcelo suavemente en la masa como medio cm. Saca el dedo, si la marca vuelve a su sitio rápidamente es que todavía no está, si vuelve, pero no del todo estará en su punto.

7.Divide la masa en las porciones que quieras. Bolea cada porción y colócala sobre un paño húmedo con la parte más lisa tocando el paño.

8.En un cuenco echa las semillas y reboza cada porción por la parte humedecida.

9.Vete colocando los panecillos en un molde redondo aceitado, con las semillas hacia arriba.

10.Tapa con un paño y deja reposar entre media hora y una hora, hasta que aumente casi el doble y al tocarlo suavemente parezca que estás tocando una nube de chuche.

11.Precalienta el horno a 250º calor arriba y abajo y pon un recipiente resistente al horno en la parte de abajo. Introduce el molde en la parte media del horno y justo en ese momento echa un vaso de agua en el recipiente que habías metido. Cierra inmediatamente para que no se escape el vapor que se genera.

12.Hornea 10 minutos, abre y saca el recipiente del horno, baja la temperatura a 220º y sigue horneando entre 20/30 minutos más, dependiendo del tamaño de las piezas.

13.Para comprobar si el pan está bien cocido introduce un termómetro de cocina hasta el centro del pan y mira que la temperatura sea superior a 92º. Si no tienes termómetro, al darle con los nudillos por la parte de abajo del pan, tiene que sonar a hueco.

14.Saca del horno y deja enfriar sobre una rejilla.

Observaciones

 

-Normalmente la fuerza de la harina se expresa en W, cuanto mayor sea la W más fuerza tiene. También se puede saber por la cantidad de proteína que contiene (en la información nutricional que aparece en la parte de atrás del paquete lo puedes ver).

Harina floja W 100 - 8/9 % de proteína

Harina de media fuerza W200 – 10/11 % de proteína

Harina de fuerza W 300 – 12/13/14 % de proteína

-Puedes usar levadura seca de panadería o levadura fresca, nunca levadura química de la de bizcochos. Si una receta te pone la cantidad en levadura fresca y tú la tienes seca, divide entre 3 y es la cantidad de seca que debes utilizar. Por el contrario, si te pone la cantidad de seca, tienes que multiplicar por 3 para saber cuánto lleva de fresca.

-Puedes poner el agua fría o tibia, que nunca supere los 37º pues a partir de ahí la levadura, que es un hongo, se muere y no cumpliría su función.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.