Bollo de Pascua de Avilés


¿Tienes ahijados a los que regalar el Domingo de Pascua? En mi casa tenemos tres en total y desde hace años, un par de días antes me pongo manos a la obra y le preparo a cada uno el bollo que le gusta.

Durante las próximas semanas te iré poniendo la receta de los tres que hago, empezando por este bollo de Pascua de Avilés, que es el favorito de mi sobrina Lucía, ahijada de mi hija Laura.

Como su nombre indica, es el bollo de Pascua típico de esta ciudad asturiana, con el que los padrinos obsequian a sus ahijados. Se hace en tres moldes de tamaño consecutivo con forma de trébol de 4 hojas, luego se colocan en torre del mayor al menor, cruzados, de forma que los picos no coincidan. Para terminar, se bañan con un glaseado blanco y se adornan con chocolate, figuritas, flores de oblea, plumas…

Te explico cómo hacerlo.

Bollo de Pascua de Avilés

Ingredientes para el bollo de Pascua de Avilés

750 g de huevos (pesados con la cascara)

750 g de mantequilla (a temperatura ambiente)

750 g de azúcar

750 g de harina de trigo

Pizca de vainilla (opcional)

Adornos al gusto

Para el glaseado

2 claras de huevo

400 g de azúcar glas

Unas gotas de zumo de limón (opcional)

Preparación del bollo de Pascua de Avilés

1. Coloca los moldes de uno en uno, encima de papel de horno y dibuja el contorno, recórtalos y colócalos dentro de cada molde. Engrasa con mantequilla y harina o con spray desmoldante.

2. Precalienta el horno a 180º, calor arriba y abajo.

3. Pesa la harina, tamízala y reserva en un cuenco junto con la vainilla si la pones. Sigue la receta por cualquiera de los siguientes métodos.

Modo tradicional

4. Pon la mantequilla y el azúcar en un bol grande y bate con una batidora de varillas hasta obtener una crema, (unos 5 minutos).

5. Casca los huevos de uno en uno y vete añadiéndolos a la mezcla sin dejar de batir, no añades el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado del todo.

6. Agrega la harina reservada y mezcla lentamente hasta que se integre con el resto de la masa.

7. Vierte la mezcla en los moldes, llenándolos hasta la mitad más o menos y repartiéndola bien con una espátula.

8. Hornéalos en la parte media baja del horno, durante unos 45 minutos aproximadamente.

9. Pasado el tiempo comprueba que estén cocidos, pinchándolos en el centro con una aguja o brocheta, si esta sale limpia ya están, si no fuera así, déjalos unos minutos más. Si ves que se doran mucho por la parte de arriba, tápalos con papel de aluminio.

10. En cuanto puedas, desmolda sobre una rejilla y deja enfriar.

11. Cuando estén fríos coloca el mayor abajo del todo, encima el mediano, girando las puntas para que no coincidan con las de abajo y por último el pequeño, también girando las puntas.

12. Prepara el glaseado, mezclando, con unas varillas, la clara de huevo, las gotas de limón y el azúcar glas hasta conseguir una crema muy fina y que no esté ni muy liquida ni muy espesa (más o menos la consistencia de la leche condensada).

13. Si ves que te quedó muy liquida añade un poco más de azúcar y si por el contrario está muy espesa, añade unas gotas de agua.

14. Vierte por encima del bollo, ya montado, dejando que arroye por los lados. Cuando se seque del todo, endurecerá.

15. Decora a tu gusto con chocolate, conguitos, flores de oblea, plumas de colores…

Thermomix

4. Coloca la mariposa en el vaso, echa la mantequilla y el azúcar y programa 5 minutos en velocidad 3.

5. Vuelve a programar 5 minutos en velocidad 3 y vete añadiendo los huevos de uno en uno, no añadas el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado totalmente.

6. Incorpora la harina reservada y mezcla 10 segundos en velocidad 3. Termina de integrarla con la espátula.

7. Vierte la mezcla en los moldes, llenándolos hasta la mitad más o menos y repartiéndola bien con una espátula.

8. Hornéalos en la parte media baja del horno, durante unos 45 minutos aproximadamente.

9. Pasado el tiempo comprueba que estén cocidos, pinchándolos en el centro con una aguja o brocheta, si esta sale limpia ya están, si no fuera así, déjalos unos minutos más. Si ves que se doran mucho por la parte de arriba, tápalos con papel de aluminio.

10. En cuanto puedas, desmolda sobre una rejilla y deja enfriar.

11. Cuando estén fríos coloca el mayor abajo del todo, encima el mediano, girando las puntas para que no coincidan con las de abajo y por último el pequeño, también girando las puntas.

12. Prepara el glaseado, mezclando, con unas varillas, la clara de huevo, las gotas de limón y el azúcar glas hasta conseguir una crema muy fina y que no esté ni muy liquida ni muy espesa (más o menos la consistencia de la leche condensada).

13. Si ves que te quedó muy liquida añade un poco más de azúcar y si por el contrario está muy espesa, añade unas gotas de agua.

14. Vierte por encima del bollo, ya montado, dejando que arroye por los lados. Cuando se seque del todo, endurecerá.

15. Decora a tu gusto con chocolate, conguitos, flores de oblea, plumas de colores…

Amasadora

4. Pon en el cuenco de la batidora, la mantequilla (blanda) junto con el azúcar, y mezcla durante 5 minutos con el accesorio pala a velocidad media.

5. Añade los huevos de uno en uno, no echando el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado totalmente con la mantequilla.

6. Incorpora la harina y mezcla unos segundos a velocidad mínima, termina de integrarla con una espátula de goma.

7. Vierte la mezcla en los moldes, llenándolos hasta la mitad más o menos y repartiéndola bien con una espátula.

8. Hornéalos en la parte media baja del horno, durante unos 45 minutos aproximadamente.

9. Pasado el tiempo comprueba que estén cocidos, pinchándolos en el centro con una aguja o brocheta, si esta sale limpia ya están, si no fuera así, déjalos unos minutos más. Si ves que se doran mucho por la parte de arriba, tápalos con papel de aluminio.

10. En cuanto puedas, desmolda sobre una rejilla y deja enfriar.

11. Cuando estén fríos coloca el mayor abajo del todo, encima el mediano, girando las puntas para que no coincidan con las de abajo y por último el pequeño, también girando las puntas.

12. Prepara el glaseado, mezclando, con unas varillas, la clara de huevo, las gotas de limón y el azúcar glas hasta conseguir una crema muy fina y que no esté ni muy liquida ni muy espesa (más o menos la consistencia de la leche condensada).

13. Si ves que te quedó muy liquida añade un poco más de azúcar y si por el contrario está muy espesa, añade unas gotas de agua.

14. Vierte por encima del bollo, ya montado, dejando que arroye por los lados. Cuando se seque del todo, endurecerá.

15. Decora a tu gusto con chocolate, conguitos, flores de oblea, plumas de colores…

 

Observaciones

-Estas cantidades son para los tres moldes, si quieres hacerlo en uno de plumcake (rectangular), pesa 4 o 5 huevos, el mismo peso del resto de ingredientes y elabóralo de la misma forma.

-Para que suba bien, es muy importante que la masa tenga bastante aire ya que esté mantecado no lleva levadura, por eso hay que integrar los huevos de uno en uno.

-También se puede hacer invirtiendo el orden de la mezcla, batiendo mucho los huevos con el azúcar (que doblen volumen y queden blanquecinos), incorporando después la mantequilla muy blanda y por último la harina muy suavemente. Yo he probado a hacerlo de las dos maneras y la verdad que no noté diferencia de uno a otro, así que puedes hacerlo como más cómodo te resulte.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *